ETC

Blog de varios temas, periódisticos personales

La organización interna de las ODIN y BACRIM

Entre una Organización Delincuencial Integrada al Narcotráfico ODIN y una Banda Criminal Emergente BACRIM, no hay mucha diferencia. Es más lo que tienen en común y entre ellas están su su origen, estructura interna adaptada a cada contexto o lugar, y su objetivo, hacerse al poder para controlar el narcotráfico. Entre 2002 y 2013 no ha cambiado mucho la situación en materia de orden público en Medellín, ni en Colombia y tampoco en las estructura de estas organizaciones.

 

En esta nota miraremos como se inician y en que roles se ocupan los militante de esos grupos armados, cabe anotar que sufren variables según los alcances territoriales, económicos, legados culturales en los territorios que se toma y alineaciones subversivas, pero el cambio son algunas excepciones.

 

Empecemos por el cargo menor, por lo que diría un peón, o carrito por el que llegan la gran mayoría de militantes. Casi todos entre los 14 y los 18 años, hay dos formas de iniciarse una de forma ocasional por su cercanía a miembros del grupo armado, la otras de manera directa donde ellos mismos lo expresan.

Estos hacen los mandados, las compras más comunes y sencillas en la misma zona. Después compran licor, cigarrillos y se van comprometiendo cada vez al punto de convertirse en mensajeros para después ser los que siguen a alguien, y sin duda terminan siendo los útileros, cargan las municiones, las armas, las esconden o buscan de ser necesario. Para esto no hay un pago oficial, algunas monedas, compartir algún mecato es entonces su retribución y su ganancia es iniciarse y hacer méritos para ascender en el hampa.  

——————————————————————————————————————-

Su ascenso depende de su rendimiento, discreción y su edad. Que sea mayor de 15 años o que aparente más, a esta instancia normalmente ya esta iniciado en el consumo de drogas. Pero no todos pasan por ser carritos, algunos llegan por otra ruta, la venganza, las amenazas de otros combos, el consumo de drogas o el miedo son los otros detonantes.

Ser soldado en un grupo armado implica mas sacrificio y agallas que ser un carrito; el que este en este cargo se hace responsable de la seguridad del territorio que dominan, y para eso se arman y se turnan la guardia, en el día y en la noche. Cerca de 8 horas pasan vigilantes y atentos, llueva truene o relampaguee. Un descuido o abandonar su puesto puede provoca la muerte, no solo a él. A esta instancia no recibe oficialmente un pago, pero si le otorgan algo para que coma. Esto se lo da algún tendero bajo cohesión, a eso sus jefes le suman una dosis de cierto estupefaciente si es que consume. Cuando se retiran de la guardia evitan las vías principales, para esquivar la policía.

 

Si lleva mucho tiempo en el combo, puede ser trasladado de sector en la misma zona o de barrio, en en el interior o fuera de la comuna, algunas veces hasta de departamento. En su nuevo sitio le asignan una casa que se han tomado como propia después de haber desplazado alguna familia. Cuando no son trasladados pero siguen en ascenso les ocupan como alistadores de alguna ruta que trabaja en el territorio. Esa es la opción para ganarse algunos pesos.

Si sus capacidades van más allá de disparar, les pueden asignar otras tareas una de ellas es administrar la tv por parabólica, práctica venida a menos por los dispositivos que han creado las empresas dueñas de estos sistemas; antes de que regularan el servicio de tv por cable el robo de la señal era una fuente importante de financiación de los grupos armados. Otra de las funciones que les asignan sin dejar de ser soldados es la del cobro de las vacunas, práctica que también a disminuido pero que difícilmente abandonara a los juegos de azar. De ellos cada mes ven entre el 20 y el 30 % de lo producido.

—————————————————————————————————————-

Estos son solo dos cargos de los 12 que en promedio tienen las ODIN o BACRIM. El ascenso en este mundo sigue con el de ser reclutador, función no asignada pero si asumida por alguno que por su personalidad, empatia y hasta por estrategia lo asume pues si consigue nuevos soldados tendrá más opciones de ascender o de tomarse el poder por la fuerza.

El reclutador ubica y convence a los jóvenes, los adiestra y adoctrina, les enseña las palabras y gestos claves propios para comunicarse entre ellos.

 

El ascenso más notorio dentro de los soldados es el de coordinador de los alistadores, el cual empieza a perfilarlo como un posible jefe. Sus funciones son coordinar que los alistadores se presenten a tiempo y que cumpla bien su trabajo y a tiempo, es el jefe de personal, trabaja 5 horas y gana alrededor de 50mil pesos. Bajo este rol puede ganar simpatizantes y reñir con el reclutador por un ascenso.

 

Hasta aquí son cargos rasos, de soldados y variantes en el mismo rol, relacionados con la economía y la seguridad. Los siguientes son considerados cargos altos, el Jíbaro, trabajador social, político y comandante.

El jíbaro se encarga de la plaza o casa de vicio, compra y vende y distribuye los estupefacientes, administra el dinero, por lo general mantiene acompañado por varios soldados que custodian la plaza, en y desde afuera a varias cuadras para reaccionar a tiempo si algo pasa. Se comunican por señas y palabras particulares, que van mutando para que no los descubran.

 Imagen

Algunos cargos inhabilitan para otros, sus perfiles son contrarios, por ejemplo el jíbaro y el soldado que se despreocupe y se tire al alcohol y a la droga, especialmente a la marihuana difícilmente ascenderá. Al menos a trabajador social no porqué para este cargo requiere ser reconocido y respetado en la zona, gozar de una buena imagen, ser cercano a la comunidad y que ellos no lo relacionen con alguna injusticia o exceso que haya dañado la comunidad. La labor del trabajador social es la de acercar la ODIN o BACRIM con la comunidad por medio de eventos y actividades que son patrocinados por los jefes y que en muchas ocasiones hacen en compañía de lideres barriales que acceden por temor o porque es la única opción de tener una oferta cultural y de ocio.

El trabajador social hace de conciliador, media en las problemas de la comunidad, da a la cara a los medios de comunicación y tienen la potestad de permitir o no el cubrimiento de hechos o eventos, incide en las políticas del grupo armado.

 

Fácilmente el trabajador social puede pasar a el cargo político pero se le hace mas fácil si fue soldado, pues este esta mas expuesto y debe tener entrenamiento y experiencia militar. Él se encarga de los contactos y vínculos externos con otras ODIM o BACRIM, con los jefes, es este el que acuerda o busca treguas. Es una especie de representante legal, es el contratista por excelencia, elije quienes trabajan en los proyectos del barrio especialmente en los de construcción de infraestructura.

Su trabajo se complementa con el jefe y con el trabajador social. Por lo general el cargo político lo ocupa un antiguo combatiente con mucho recorrido en grupos armados, sin importar si es guerrilla o paramilitar, por tener más contactos y oportunidad de alianzas, viaja constantemente para hacer negocios o recibir ordenes directas de los jefes.

 

El jefe o comandante de la ODIN o BACRIM es el que domina todo, finanzas, relaciones y estrategias militares. Tiene la última palabra, pero su labor se centra en mantener el orden y el control en el territorio, ejecuta lo que sus jefes o cabecillas ordenan, permanece escoltado por anillos de seguridad. Se convierte en errante, en el poder puede estar todo lo que quiera y pueda pero pocas veces pasa de los cuatro años, porqué en ese tiempo pasa que lo capturan, lo destierran o lo asesinan, en su mismo combo ya sea por ordenes de los jefes o de los mismo compañeros.

Entre el 70 y 80 % de las ganancias se queda en los tres últimos cargos, el trabajador social, el político y el jefe.

 ***************************************************************************************************************

Algunos mitos sobre la vida en los grupos armados y la vida en barrios con presencia de estos:
Se cree que en estos barrios los que visten y tienen mejor calidad de vida son los delincuente.

No es cierto, en estos barrios hay obreros y empleadas que administran muy bien su dinero a tal punto de poder adquirir algunos “lujos”

 

El que tiene un carro o una moto es pillo.

Hace unos años atrás esto no se ponía en discusión, pero en la actualidad eso no es totalmente cierto. Ahora hay jóvenes que se mantuvieron al margen del hampa, estudiaron, trabajaron y tienen mejores motos que los pillos y carros donde ahora pocos tienen. No se habla de narcos sino de pillos, soldados al servicio de los narcotraficante o capos.

 

El que se mete en el mundo del hampa ya no puede abandonar esa vida.

Si ocupo alguno de los cargos de mando por mucho tiempo y no han cambiado de frente, o de jefe, no le sera fácil, es posible si sale limpio del grupo armado, de lo contrario es imposible.

Es en esos cambios de mandos y de patrocinadores que muchos dejan esa vida.

Ahora si solo llego a ser soldado le es mucho más fácil, obviamente y aplica para todos, saben que mientras estuvo ahí hizo daños y eso tiene consecuencias, que en cualquier momento le pasaran factura.

 

Lo que si es cierto y no distingue si es peón o comandante, es que la vida de sus familias y las de ellos se vuelve extresadamente más corta e improductivas.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en marzo 25, 2013 por en Uncategorized y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: